Se encuentra usted aquí

Verdes y negras: oportunidades para el cambio

Por María Belén Barroso y María Inés Dellavale*

El próximo 6 de noviembre entrará en vigencia la ordenanza 12.415 de la ciudad de Córdoba, que instrumenta el Programa de Reducción y Uso Responsable de Bolsas de compras.

Dicha normativa dispone que los supermercados e hipermercados, en una primera etapa, y luego todos los comercios entreguen a los consumidores bolsas plásticas reutilizables y reciclables –según normas Iram 13.610–; verdes, destinadas a los residuos secos, y negras, para los húmedos, y así facilitar la separación en los hogares y disminuir su uso.

Esta iniciativa fue elaborada a través del Espacio para la Construcción de Ciudadanía Ambiental (Ecca), coordinado por la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad de Cór­doba, de la cual formó parte 
la Red Ciudadana Nuestra ­Córdoba.

Esa participación se dio en el entendimiento de que la normativa debe desarrollarse en el marco de un conjunto de acciones que aúnen fuerzas en pos de la sustentabilidad y la implementación de políticas públicas integrales en el manejo de los residuos sólidos urbanos de la ciudad.

Más allá de la polémica suscitada en torno del cobro o no de las bolsas –punto no previsto en la ordenanza y sujeto a la decisión de la Cámara de Supermercadistas–, el tema debe servirnos para poner de nuevo en agenda un asunto por demás importante e impostergable, como es la reducción del uso de bolsas plásticas descartables en el mediano plazo. Y, en el largo plazo, la desaceleración del consumo riesgoso para el medio ambiente.

Sin duda se trata de un primer paso, de poner “verde sobre negro” en la cuestión de la basura en Córdoba. Iniciativa que deberá ser complementada de forma urgente con el incremento de la recolección diferenciada, que hoy el municipio ofrece en un 49 por ciento de este servicio, además del tratamiento final que tienen los residuos.

Asimismo, la preocupación cotidiana por el uso de las bolsas –más allá de su costo– debe ser el puntapié inicial para profundizar políticas que comprometan en diversos grados a vecinos, comercios e industrias en la tarea de reducir, reutilizar y reciclar.

Se trata, en definitiva, de superar de forma conjunta la postura mezquina e individualista del “vivir mejor a cualquier costo” y la continua ambición “del tener más” hacia una cultura responsable y solidaria que rechaza la acumulación especulativa, rompiendo la dicotomía entre las personas y la naturaleza en busca de la verdadera armonía que nos dará el bienestar.

*Miembros del Grupo de Trabajo de Ambiente  de la Red Ciudadana Nuestra Córdoba

Añadir nuevo comentario

1 + 9 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.